Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

OCTAVA | GIMNASIA

Con menos de lo que merece, la Octava no sale de la mala

Sin jugar bien pero sin liga, Gimnasia cayó ante Temperley por 2 a 1. Los goles de la visita los hicieron Nicolás Cruz y Juan Pablo Chaile; mientras que para el local marcó Tomás Muro de penal. 

OctavaGelpTemperleyTomi Muro escapa de la marca de Moreira (Foto: Alejandra Cirer Chicchi)

EmilioPuig

El elenco conducido por Jorge San Esteban no logra encontrar el camino y volvió a caer derrotado, en esta oportunidad ante un rival de menor calibre: Temperley. Si bien no mereció perder, dado que fue un partido muy parejo y casi sin situaciones de peligro en las áreas, la producción del lobo estuvo por debajo de la media y nuevamente volvió a desperdiciar una chance concreta de sumar puntos. Lleva tres derrotas al hilo.

Desde el arranque, haciendo hincapié en la localía, Gimnasia intentó ser el protagonista del encuentro; aunque en esos primeros minutos, como en gran parte de los noventa jugados, pecó de apresuramiento y, por ende, eso llevó a que el equipo estuviera impreciso con la pelota, sobre todo en los últimos metros del campo. Por el contrario, el gasolero sí estuvo fino en ataque y, las pocas que tuvo, terminaron en el fondo de la red del arco defendido por Kevin Vergara.

En ese primer periodo, los mejores momentos para el anfitrión pasaron por los pies de Felipe Díaz. El mediocampista por izquierda estuvo participativo, le ganó siempre el duelo a su marcador y fue el más claro a la hora de asistir. A los 15’ habilitó con un pase Riquelmeano a Tomás Muro y el arquero Martín Silva evitó el tanto mandando el balón al córner. Minutos más tarde, tras una peinada de Dylan Di Fino, Muro quedó mano a mano con un defensor, lo eludió de manera brillante y nuevamente el uno de la visita se quedó con el duelo.

Para el complemento, el entrenador Della Marcaesina mandó a la cancha a Juan Pablo Chaile, quien entró y enseguida se hizo cargo del equipo. El enganche le dio soluciones al ataque del conjunto visitante y complicó al local. No obstante, los de San Esteban entraron dormidos y a los cinco minutos se encontraron abajo en el resultado, con un gol de otro partido. Tras un pelotazo desde el fondo, Franco Garay le bajó la pelota con la cabeza a Nicolás Cruz y éste, con un zurdazo espectacular, la colgó en el ángulo superior del arco de Vergara.

A partir del gol, Temperley se ordenó, le cedió el protagonismo a Gimnasia y apostó por alguna contra. Del otro lado, el Lobo sintió el golpe y tardó unos minutos en reponerse. En ese tramo, la visita pudo haber ampliado la ventaja. Primero con un remate de afuera de Juan Ignacio Roth y luego con un mano a mano desperdiciado por Cruz, quien no pudo dominar bien el balón, cuando estaba en zona de disparo.

Es sabido que en el fútbol los grandes jugadores se destacan por aparecer en los momentos difíciles y, como Muro está destinado a serlo, apareció cuando el equipo más lo necesitaba. El reloj marcaba 24’,  Santiago Conejero (de buen partido) se desprendió del fondo y habilitó al delantero, a éste lo bajaron dentro del área, el árbitro no dudó y pitó la pena máxima. Muro, con mucha frialdad y tranquilidad, colocó su disparo a la derecha, para dejar sin chances a Silva, y así establecer el empate.

Con el envión anímico por haber llegado a la igualdad, todo indicaba que Gimnasia iba a salir a aplastar a su rival. Sin embargo, en una jugada aislada, Garay le dio un pase por arriba a Chaile, quien, de manera brillante, le puso la suela a la pelota para matarla y, ante la salida desesperada de Vergara, cruzó su remate y puso el 2-1 final.

En definitiva, el Lobo sufrió la tercera derrota consecutiva. Para cortar la racha, el fin de semana próximo se medirá con Olimpo, en Bahía Blanca.

OctavaGelpTemperley