Get Adobe Flash player
header2

OCTAVA | GIMNASIA

No estuvo fino y River no perdonó

Duro cachetazo para la octava que en el segundo turno de la jornada enfrentó al elenco millonario, que entre polémicas y falta de efectividad, se quedó con las manos vacías en Estancia Chica

OctavaGelpRiverAramayo, el responsable de jugar, fue bien controlado por los Millonarios (Foto: Alejandra Cirer Chicchi)

DamianFlores

Chato, trabado y hasta un poco injusto en la primera parte. Cuando el Lobo parecía tener todo controlado River golpeó, y las ideas se terminaron desvaneciendo en plenos intentos de vencer la valla millonaria. Fue por 3-0, una dura derrota para Gimnasia, que en condición de local y ante uno de los equipos más poderosos en materias formativas, volvió a caer luego de un largo tramo. Últimos minutos intensos donde Tomás Muro vio la roja directa, en una tarde negra en la cancha número uno Abasto, un trago amargo para los del Coco San Esteban.

La idea era clara para el equipo Tripero: velocidad y precisión eran sus armas para llevar al arco de “La Banda”, que esperó, y cuando tuvo la oportunidad, sacó el golpe matador. Las acciones tardaron en aparecer, los primeros minutos pasaron desapercibidos, y cuando River falló en el traslado de la pelota ahí apareció el Mens Sana, poniéndole nombres propios a los ataques: Aramallo y Muro, este último aguantando y abriendo la pelota para el 10 que en el mano a mano mostró sus buenas cualidades.

De esta manera llegó la primera del partido. Alex Aramallo tras el despeje de Dávalos le tiró un sobrero al rival y encaró desde su propio campo de juego, llegó hasta el área de enfrente, se perfiló y asistió a Chávez que no le entró bien y el remate se fue muy desviado.

El Millonario también tuvo la suya: gran combinación entre Camargo y Fernández, que encontraron el espacio sobre la banda derecha, llegaron hasta el límite, y el 10 le dio de sobre pique a la pelota aunque la pelota se fue muy abierta del arco custodiado por Vergara. Fue tanteando el terreno y entre dudas y reclamos (muchos) River se puso en ventaja.

Centro al corazón del área que Santellán despejó bien a la banda, pero con la mala fortuna que la pelota le cayó a Moreno, que volvió a meter el centro a media altura, y en soledad y ante Kevin Vergara, Tomás Lecauda infló la red para poner a la visita en ventaja cuando corrían los 33´ de la primera parte. El banco Mens Sana saltó con toda la euforia, el central del conjunto Millonario recibió la asistencia en una posición dudosa y sobre todo, que había un rival estaba enfrente del arquero obstruyéndole la visión, todos reclamaron y el juez no lo dudó, señaló al centro de la cancha y a sacar de nuevo.

Sintió el golpe, más allá de que River era un poco más en el partido, manejó más y mejor la pelota aunque no tuvo tantas chances para incomodar a Vergara que, con el correr de los partidos se fue consolidando en el equipo del Coco San Esteban. 

El complemento mostró más de lo mismo, los dirigidos por el "Tapón" Gordillo con la pelota dominada estableció sus condiciones en el encuentro, aunque esa falencia en la primera parte siguió latente. Gran acción de Mauricio Camargo que se juntó Esteban Fernández, este último abrió el pie y fusiló a Kevin Vergara que con toda su destreza mandó la pelota al córner, con solo cuatro minutos del complemento.

Los papeles cambiaron. Gimnasia comenzó a hacer pie en el partido y en cinco minutos sembró más dudas que certezas en el fondo millonario. Primero 12´ Chávez se ganó el lugar y ante el apriete del arquero quiso resolver por arriba, pero el disparo fue un poco alto. Dos minutos más tarde, Tomás Muro sacudió al arco de lejos para que Gómez acompañe el trayecto de la bola con la mirada, y en la siguiente jugada Dylan Di Fino, que ingresó muy bien en el complemento se escapó por la banda derecha aunque en el intento de proteger la pelota en el suelo, la tocó con la mano y River salió del apuro.

Otra vez en un buen momento, Gimnasia buscó la igualdad pero River volvió a sacar esa mano salvadora, para dejar al Lobo en la lona. Entre los rebotes, Esteban Fernández se hizo fuerte dentro del área y la colocó abajo junto al palo de un Vergara para poner el 2-0 en 22´ de juego. A partir de ahí los del Coco San Esteban no encontraron el rumbo, River creció en el partido y así lo plasmó en el resultado.

Otra vez el 10 del Millonario se metió dentro del área con la pelota dominada, y Dávalos fue a cortar abajo, causando que el jugador del conjunto visitante caiga y levante la vista hacia el árbitro, Nicolás Cano que ante la rapidez de la jugada pitó y señaló el punto del penal, haciendo legítima la “pena máxima” para los de Gordillo. El mismo Fernández con un remate cruzado a la derecha cambia el penal por gol para ponerle cifras definitivas al encuentro.

Clima tenso en los bancos de suplentes. El albiazul estalló con el penal en contra, pero lo que vino después fue un detonante extra para cerrar una presentación para el olvido. Dura falta de Tomás Muro sobre Facundo Palavecino y donde el árbitro, sin dudarlo le mostró el cartón rojo al goleador Tripero con 37´ jugados para una tarde negra en condición de local.

El fútbol da revancha”, quizás una frase hecha en este deporte que se puede aplicar a la situación de la Octava División de Gimnasia que, tras caer ante uno de los colosos del fútbol juvenil a nivel nacional,  buscará volver a sumar cuando la próxima semana visite a Unión en Santa Fe por la redención. La 2002 Mens Sana no falló por cuestiones propias, sino por que el rival de turno, uno de los reconocidos grandes fue más eficaz y eso lo condenó.

OctavaGelpRiver