Get Adobe Flash player
HEADER2018

RESERVA | GIMNASIA

El partido que nadie quería jugar, otra vez suspendido

GelpBocaSuspendidoSalomé Di Iorio dialoga con Martini y Schiavi previo a la suspensión / Foto: Iván Cedano

BrunoValenti

Ni Gimnasia, ni Boca, ni la lluvia, nadie quería que este partido se juegue. Sí la AFA, que le solicitó –sorpresivamente- la programación a los clubes, aún con el torneo terminado y muchos jugadores de licencia. Lo cierto es que hoy en Abasto ganó el sentido común, de quien sería la encargada de impartir justicia, Salomé Di Iorio, y de las partes, claro, que entendieron que con tanta agua, no se podía jugar.

No se trata de ser conveniente, ‘pillo’, como se dice en la jerga. En algún punto ni a Gimnasia ni a Boca les convenía jugar este partido, es cierto, ambos pelean el torneo de Cuarta y arriesgar jugadores para un partido intrascendente podía ser peligroso. Ahora, no pasa por ahí. El Torneo de Reserva terminó hace algunas semanas, Talleres se consagró bicampeón y el Xeneize (campeón en Primera) solo debía este partido ante Gimnasia. ¿Cambiaba la ecuación? ¿Alguien podía renegar porque este partido quedase en el aire, como tantos otros?

El juego estaba pautado para esta tarde, en Abasto, y si bien nadie podía explicar muy bien por qué jugarían, había que afrontarlo. Sabida la cantidad de agua que había caído en la madrugada, la que paulatinamente seguía cayendo hora tras hora y lo que lógicamente ocurría en la cancha 1 de Abasto, la AFA insistió en intentar jugarlo.

Llegó Gimnasia, llegó Boca, llegó la terna arbitral, y ¿qué tuvieron que hacer? Suspenderlo. Por sentido común, predispuestos a jugarlo, sí, pero con la integridad física de los jugadores por delante, también del campo de juego, que el sábado será escenario de los duelos juveniles ante Newell’s.

Es difícil imaginarse una cuarta programación, pero nadie se anima a confirmarlo. Hoy Gimnasia y Boca tampoco pudieron jugar y el partido quedó con un signo de interrogación.