Get Adobe Flash player
HEADER2018
PRIMERA DIVISIÓN | GIMNASIA

Matías Melluso, la promesa hecha realidad

Anoche, el canterano albiazul jugó un partido consagratario y volvió a ser la figura de la cancha ante un equipo grande.

gelpmatimelluso

Del Bosquecito a esta Primera de Gimnasia, que, contra varios pronósticos, eliminó al poderoso Boca 

LautaroPerez

La tremenda victoria que consiguió Gimnasia ante Boca, por los Octavos de Final de la Copa Argentina, dejó muy buenas sensaciones en los dirigidos por Pedro Troglio. Una de las más destacadas, la actuación de Matías Melluso, que la rompió en el choque disputado en Córdoba. El joven de apenas 20 años volvió a ser el mejor del equipo en un partido de alta trascendencia, influyó directamente en el juego y se encargó de confirmar la sospecha de cada vez más observadores: pese a su corta edad, tiene todo para transitar seria y exitosamente el camino de la máxima categoría del fútbol argentino.

Debutó el 21 de abril de este año, con Facundo Sava como técnico, ante Talleres en el mismísimo Mario Alberto Kempes. Desde allí, once partidos jugados. Solamente una amonestación. Sin expulsiones. Desde el triunfo ante Boca, una asistencia. Y nivel de podio en más de la mitad de sus compromisos jugados, en los cuales fue varias veces el mejor. A principio de año alternó entre la Reserva y alguna concentración sin lugar en el banco, o sin ingresar desde los suplentes. Pero desde la fecha mencionada anteriormente, a la actualidad, mayoría de buenos augurios para el platense lateral izquierdo.

Ayer, completó un partido bárbaro. Durante gran parte, encimó a un jugador de Selección como Cristian Pavón -luego a Villa-. No le dejó espacios, le ganó en el mano a mano, lo anticipó constantemente y lo barrió -atención a esta virtud tiempista- en más de una ocasión límite. No le facilitó ni una situación para que el jugador Xeneize demuestre lo mejor que tiene: su velocidad. En ataque, se proyectó más en la primera parte, pero durante todo el partido con criterio.

Como si todo esto fuese poco, picó, recibió un gran pase de Lucas Licht -a qiuien le ganó el puesto- y después de un magnífico control con el pecho, asistió a Jan Hurtado para marcar la única diferencia en el resultado. Todo eso, a los 45' del segundo tiempo y jugando infiltrado, como hace dos partidos por una molestia en una de sus rodillas. ¡Una locura!

Seguramente todo Gimnasia está feliz hoy. Pero más debe estarlo Matías Melluso, un juvenil por el que costó confiar, pero que jamás defraudó. Se creía que, por necesidad, su debut iba a producirse bastante antes que cuando le tocó. Hoy, centrado y consciente de sus virtudes y defectos, el zurdo goza de un gran presente que lo tiene como uno de los jugadores más valiosos de la cantera. Con apenas 20 años. Para él, será cuestión de mantener los pies sobre la tierra, seguir mejorando y aprendiendo, y no relajarse. Pero el Lobo ha encontrado en él una promesa que ya no es tal. Una promesa que ya está hecha realidad.